Chicha de Arroz

La chicha de arroz es una bebida dulce y refrescante que varios países latinoamericanos (Colombia, Venezuela, Ecuador entre otros) la compartimos dentro de nuestra gastronomía típica tradicional.



#QuédateEnCasa#AprendiendoACocinar#RecetasDelMundo con Ana Eylen Alemán, una venezolana, que nos explica como elaborar esta dulce bebida, muy tradicional en varios países latinos y nos cuenta de donde viene su origen.


HISTORIA


La chicha no tiene un origen preciso, pero se conoce desde el siglo XVI. En sus inicios la chicha se realizaba con una pasta de maíz (millo). Esta la procesaban los indígenas con los dientes, es decir, se masticaba. Después se colocaba a hervir para, a continuación, dejar fermentar y así lograr que la bebida embriagara. Fue para los colonizadores todo un descubrimiento y su preparación.


Quienes la elaboran y venden son conocidos como “Chicheros”. Además, estas personas promocionan la chicha de arroz en puestos ambulantes en las calles de los pueblos y ciudades. A los niños en particular les encanta esta receta, que puedes preparar para acompañar un trozo de bizcocho en la merienda.


Para acabar, la chicha ha penetrado hasta el idioma con refranes populares como “ni es chicha ni es limonada”. Esta frase se usa cuando se quiere señalar la ambigüedad de algo o alguien.


La receta que les comparto es la que elaboramos en Venezuela y la solemos ingerir a cualquier hora del día.


Ingredientes:


* 1 taza de arroz


* 7 tazas de agua


* 2 tazas de leche de vaca líquida


* 1 lata de leche condensada


* ½ cucharadita de esencia de vainilla


* 2 cucharadas de azúcar


* Hielo picado


* Canela en polvo


Preparación:


Ø Un día antes, lava el arroz y colócalo junto con dos tazas de agua en remojo hasta el día siguiente.


Ø Escurre el arroz y en una olla amplia, colócalo a cocinar con las 5 tazas de agua restante por más o menos 45 minutos. Revísalo que este muy blando y lo dejas reposa.


Ø Luego todo el contenido de la olla lo llevas a la licuadora y lo bates muy bien.


Ø Añade el líquido a un recipiente grande e incorpórale las tazas de leche, la leche condensada, la vainilla y mezcla todo hasta que esté uniforme.


Ø Al momento de servir se le colocar los cubitos de hielo y la esencia de vainilla. ¡Disfruta!


NOTA: también se le puede colocar canela o Tahini (pasta de sésamo muy diluido), le da un toque delicioso.


#Gastronomía

0 vistas