El salto del pastor canario


El salto del pastor canario, salto ó brinco canario, consiste básicamente en utilizar la herramienta propia de los cabreros y pastores canarios para ayudarnos a caminar y desplazarnos cómodamente por terrenos irregulares y con fuertes pendientes y desniveles. Esta herramienta de trabajo recibe distintas denominaciones (lanza, garrote, astia, lata, asta ó verdón) y tiene algunas diferencias y particularidades entre islas, según la zona del archipiélago donde se construya ó se use. En este apartado queremos describir y desglosar brevemente la técnica que se emplea en dicho uso, ya que no es el objetivo de este espacio web, el profundizar con detalle en el uso de la herramienta, sino ofrecer a los usuarios unas nociones básicas.

Las personas interesadas en introducirse en la práctica del Salto del Pastor Canario, y aprender el uso de la herramienta, deben ponerse en contacto con la Federación de Salto del Pastor Canario y con sus colectivos y jurrias. Las Jurrias y sus miembros federados son los responsables de la realización de cursos de iniciación y preparación de saltadores. Los colectivos desarrollan su labor en cada una de las Islas Canarias, y puedes dirigirte a ellos si tienes interés en iniciarte en la práctica del Salto del Pastor Canario.



LA POSICIÓN DE LAS MANOS EN LA HERRAMIENTA.

Se sujeta la herramienta por el palo con las palmas de las manos hacia arriba y se apoya el regatón en el suelo. Da igual que quede la mano derecha o la izquierda arriba, lo ideal es poder brincar y bastonear tanto por un lado como por otro, aunque siempre mantendremos la posición que nos resulta más cómoda. Es importante que el brazo que esté abajo no se doble en exceso. La separación de las manos suele variar dependiendo de la técnica que se use, y de las circunstancias que concurran en cada bastoneo ó salto.

LA POSICIÓN DEL SALTADOR.

Respecto a la herramienta, el cuerpo se puede poner de dos formas básicamente: detrás de la herramienta (A Pies Juntos ó A Plomo), y a un lado de la herramienta (De Banda). No es sano caer con las piernas completamente rectas ó demasiado abiertas. En cualquier caso siempre se debe saltar ‘bien metido’, es decir, muy unido a la herramienta, formando ésta y el saltador un conjunto bien agrupado, manteniendo las piernas flexionadas, preparadas para amortiguar suavemente el contacto con el suelo.


MAÑAS PARA LA FRENADA.

Generalmente y una vez adoptada la posición correcta de la manos, éstas se deslizan por la herramienta mientras se aprietan de forma controlada. Al finalizar este deslizamiento siempre hay que intentar que el contacto de los pies con el suelo sea lo más suave posible. La frenada se consigue apretando las manos y las piernas sobre el palo, y con el rozamiento del todas la partes posibles del cuerpo del saltador con la herramienta. Para una práctica del salto del pastor sana, es fundamental tener una buena frenada.

MAÑAS PARA SUBIR.

Existen básicamente tres varias maneras de usar la herramienta para subir:   – Cogiéndola con una sola mano como un bastón de apoyo, mientras con la otra mano apoyada en el terreno se tira del cuerpo.   - Cogiéndola con las dos  manos por encima de la cabeza y situando el cuerpo a un lado de la misma, para tirar del cuerpo como si subiéramos por una cuerda, impulsándonos y dando saltos apoyados en ella, mientras se intercambia la posición de las manos.   - Y cogiéndola con la misma posición de las manos utilizada para bajar, subiendo la mano de arriba para tirar del cuerpo, y acompañando con la mano de abajo que también asciende apoyada en la cintura del saltador mientras éste sube.



MAÑAS PARA BAJAR.

Es una de las situaciones donde el salto del pastor ofrece más posibilidades permitiéndonos desplazarnos por laderas y riscos de elevadas pendientes, salvando alturas que pueden ser mayores, menores, ó similares al tamaño de la herramienta.

Bastoneo - Consiste es deslizarnos suavemente por la herramienta con el regatón bien apoyado, sin perder el contacto de los pies con la pared ó risco, hasta alcanzar la zona donde el regatón se une al suelo. El tamaño de la herramienta usada condicionará siempre la altura de los riscos que podamos bastonear.

Salto ó Brinco con Regatón Apoyado ó Posado – En este caso, se trata de brincos en los que el regatón siempre se encuentra bien apoyado en el suelo, para posteriormente deslizarnos y frenarnos por la herramienta, nunca estando los pies apoyados en el risco. Al igual que en el caso de la técnica de bastoneo, en el Salto con Regatón Apoyado, la altura a bajar siempre estará limitada por la longitud de la propia herramienta.

Salto ó Brinco a Regatón Muerto ó A Plomo – En esta situación no se apoya el regatón previamente en el suelo, y es fundamental dominar bastante bien la frenada, y tener experiencia práctica y seguridad, ó Jeito. Consiste en saltos de mayor longitud al tamaño que tiene nuestra herramienta, en los que saltador debe conseguir que el contacto de los pies con el suelo sea también lo más suave posible. Algunos de estos saltos pueden llegar a doblar ó triplicar excepcionalmente la medida de la herramienta, en función de las características físicas de la propia herramienta usada, y del jeito ó dominio de la maña y la frenada que tenga cada saltador.

MAÑAS PARA AVANZAR.

Con este fin de progresar y avanzar con agilidad por un terreno orográficamente más asequible, se usa la herramienta con la posición del cuerpo por un lado de la misma, de manera similar a la posición del salto ó brinco de banda. Pero en este caso las manos casi no se deslizan por la herramienta, avanzando mientras nos apoyamos en la misma realizando cortos y regulares impulsos en línea recta. En terrenos y riscos más complicados, hay que destacar las mañas del salto ó brinco de Piedra a Piedra ó de Lado a Lado, así como la del salto ó brinco de Media Luna, En Abanico, ó Del Enamorado (Leyenda del Salto del Enamorado en La Palma). La primera consiste en desplazarnos con el regatón apoyado, impulsándonos mientras se emprende una trayectoria rectilínea para alcanzar un objetivo distante del saltador. La segunda consiste en desplazarnos manteniendo el regatón apoyado firmemente, describiendo una trayectoria semicircular para salvar un obstáculo ó espacio vacío.

LAS COMBINACIONES DE MAÑAS Y TÉCNICAS, Y EL ‘JEITO’.

Existen varias combinaciones de técnicas: Salto A Regatón Muerto y de Piedra a Piedra, brincos para bajar y avanzar al mismo tiempo, saltos  A Plomo sobre superficies muy irregulares ó reducidas, tanto A Pies Juntos (con el cuerpo detrás de la herramienta), ó a De Banda (con el cuerpo por un lado), subida con impulso hacia delante de la herramienta con final en la punta tirando de brazos, etc.

#Canarias #JuegosTradicionales #Viajes #Turismo